La realidad prevista más no soñada