“Quererse no tiene horario”

“Quererse no tiene horario”

Ni fecha en el calendario… Gracias a nuestras diferencias puedo ver en tu color un contraste con el mio y a pesar de todo seguimos aquí, felizmente condenados a llegar al mismo árbol y compartir el mismo nido.